Cuando las Leyes son Ilegales

El  otro día me encontré con Sergio, un amigo abogado que tengo. Hacía tiempo que no le veía y, el hombre, por lo que parecía, venía algo desesperado.

“Chaval, ¡qué pasa!” – Me dijo al verme.

“Hombre, Sergio, ¡cuánto tiempo! ¿Qué tal?” – Contesté.

“Calla, calla, que vengo de una conferencia del Colegio de Abogados y se me han puesto los pelos de punta. Bueno, y además ya sabes que de toda la vida me he dedicado sobre todo a temas relacionados con Derechos Humanos y he trabajado en esa línea, o sea, que vengo de largo del tema…” – Me suelta.

“¿Qué tema, tío, no me asustes?” – Pregunté intrigado.

“Mira, macho, mientras nos tomamos unas cañas, que necesito más que nunca, te lo cuento… Eso sí, a las tres primeras invitas tú.” – Ya se empezaba a pergeñar una larga noche de confesiones y alcohol.

Unas rondas y dos garitos después, Sergio, empieza a “confesar”.

“Esto es una mierda, macho, estoy hasta los cojones de este país, de sus políticos, de sus jueces, del gobierno y de la policía.” – ¡Ahí, duro, Sergio, como a ti te gusta! Continuó.

“Han sacado hace ya tiempo directivas europeas para mejorar las garantías de los derechos de los detenidos y el gobierno español se niega a trasponerlas a la legislación nacional, tal como es obligatorio estando en la UE, por lo que Europa va a sancionar a España.” – Empezó su confesión.

“¡No me digas, colega!” – Intentando yo seguir la conversación de “abogados”.

“¡Calla, calla, que eso es casi la punta del iceberg!” – Exclamó. Mi quinta caña me hacía ser ya un experto en derecho por lo cual le dije, animándole:

“¡Sigue, macho, cuéntame! ¡Qué cabrones! ¿No?” – Yo, emocionado.

“Hay muuuucho más. Te cuento.

Hace ya muuuuuchos meses, el Tribunal Superior de Justicia Europeo dictaminó que el artículo de la Ley Hipotecaria española que faculta para poder desahuciar a la peña de sus casas, es ilegal e incompatible con el Derecho Europeo e instó obligatoriamente a España a cambiar esta ley y, de no hacerlo, igual que lo que te he dicho antes, sanción que te crió.

Pues igual que con lo de antes, ha pasado el plazo legal para cambiar la Ley Hipotecaria y prohibir todo desahucio, obligados por la UE, y, ¿adivinas lo que ha hecho el gobierno español?” – A Sergio ya se le iban las eses y parecían zetas.

“¡Niiiii puto caso!” – Exclamé yo al tiempo que me pasaba a mi primer cubata de ron.

“¡Bingo! Esto significa que, a pesar de ser los desahucios ya ilegales, ilegales, macho, ilegales por un dictamen obligatorio de la UE, el gobierno español se niega a acatarlo y sigue echando a ostia limpia a la gente de sus casas. Bueno, las ostias se las dan los policías que van a desalojarlos, mandados por delegación de gobierno… ¡Por cierto!” – Conozco a Sergio, su primera idea brillante de pedete lúcido de la noche.

“¡Por cierto!”  – Continuó –“Me acabo de dar cuenta de una cosa. Cuando cambie el gobierno de este país, si es que el actual se va de una puta vez, pues resulta que todos los policías que han participado en desahucios tras la sentencia del Tribunal Supremo de la UE dictaminando ilegales los desahucios en España,  de Julio de 2014, podrán ser encausados, juzgados y condenados, incluso expulsados del cuerpo, por detención ilegal, o sea, secuestro, entrada ilegal en domicilio privado, agresión, malos tratos, etc. Esto es así aunque ellos aleguen que recibían órdenes porque ningún policía debe obedecer órdenes ilegales, eso es así por derecho. Es decir, se van a petar a los mandos, pero también a los números. ¡Que se jodan!” –Sergio también había empezado ya con los cubatas de ron.

“¡Hijo putas, que se jodan, por echar a la calle a bebés, a niñas y a niños, a enfermos, a inválidos, a familias desesperadas cuyo único delito ha sido quedarse sin trabajo… ¡Hijo putas, que se jodan!” – Yo ya iba por el tercer cubata de ron.

“Calla, macho, que aún hay más” – Sergio ya era dos Sergios.

“¿Máaaaas? ¡No me jodas, macho, a este paso te voy a decir la frase esa de que con Franco se vivía mejor, ¡Ja, ja ja! ¡Pónme un chupito de Jack Daniels!” – Le espeté al camarero.

“Sí, más, macho, tío, uffff, no veas… Sigo.

Resulta que a partir del 1 de Julio de este año… ¿2015, no? Entran en vigor la Ley Mordaza y el Nuevo Código Penal, la reostia, macho, tío” – Sergio comenzaba a tambalearse.

“¿Y a mí qué? Dossss leyes de mierda más. Total, desde el 1 de Julio a las elecciones de Noviembre hay cuatro meses escasos, no creo que puedan hacer mucho en cuatro meses estos hijo putassss del gobierno. ¡Camarero, he dicho un chupito de Jack Daniels!” – Le grité.

“¿A las elecciones de Noviembre? No da tiempo, macho. Mira, la Ley Mordaza, aparte de las multas brutales que te van a  poner sin tutela judicial, es decir, el policía es juez y parte, sólo por salir a mear o por tirarte un pedo más alto que otro, literal, esa ley legaliza la retención policial. La retención, no la detención, no, la retención. Retención, macho, tío, es cuando la diligencia no pasa por un juez, sino sólo por el policía que te retiene, es decir, en ningún momento tienen que comunicar a un juez ni que te han retenido, ni quién ha ejecutado esa retención, ni en la comisaría donde estás, ni nada de nada, la diligencia la hace la misma policía. Si el policía no cursa la diligencia en ningún momento, tú, simplemente, has desaparecido.” – Me suelta, así de golpe, el muy cabrón de Sergio.

Se me cortó el pedo de golpe, con lo cual, cambié mi petición original de chupito por la de cubata. Y doble.

“¿Pero qué me estás  diciendo, Sergio? ¡Tú estás borracho, cabronazo!” – Le dije, incrédulo y asustado a la vez.

“Sí, macho, estoy borracho, ¡anda, rima y todo!, estoy borracho pero lo que te digo es rigurosamente cierto. Estúdiate la Ley de Seguridad Ciudadana, Ley Mordaza y verás, Barrabás… ¿Nos apostamos una cena donde tú ya sabes a que tengo razón?” – Dijo Sergio, desafiante.

El sitio ese, donde tú ya sabes, tiene unos precios excesivamente altos, como para que Sergio, aunque estuviera pedo, no se estuviera tirando el farol. Le conozco perfectamente. Entonces a mí sí que se me cortó el pedo. O se me multiplicó, ya no me acuerdo muy bien de todo lo que sucedió esa noche.

El puto de Sergio, al ver mi cara de miedo, siguió acojonándome. Sergio sólo tenía un defecto. Cuando sabía donde dolía, apretaba más fuerte.

“Pues eso no es nada comparado con el Nuevo Código Penal, que, como te he dicho, piltrafilla, también entra en vigor el 1 de Julio de 2015.

Algunos lo llaman Código Penal Minority Report, ¿y sabes por qué?” – Odio la sonrisa perversa de Sergio cuando sabe que va a rematar con una estocada.

“¿Por qué?” – Le dije yo temblando con la que me iba a soltar.

“Pues, sencillamente, porque un juez te puede internar, y de por vida, si quiere, sin que tú hayas cometido ningún delito, si que tengas ni siquiera antecedentes, sin que haya pruebas en tooooooodo el universo de que tú has hecho algo malo, simplemente porque al juez le caigas mal, no le gusten tus pintas, o esa mañana se haya levantado torcido, argumentando que él piensa, el juez, que en un futuro puedes llegar a cometer algún delito. ¡Cágate al lorito! ¡Anda, otro pareado!” – Sergio es un auténtico mamón.

“¡Venga, coño, Sergio, esa sí que no me la trago, me estás vacilando, cabronazo!” – Yo estaba más asustado que cabreado. Sergio es una auténtica máquina en derecho y lo que él dice, va a misa. Sólo existía la remota posibilidad en este caso de que Sergio me estuviera vacilando.

“¡Que no ostias, coño, cojones! ¡Que es la puta verdad lo que te digo, macho!” – Ahí me cagué las patas abajo. Cuando Sergio se pone así estando borracho, es que no miente ni de coña, le conozco desde hace miles de años. Me cagué no por la ira de Sergio, sino por lo que significaban sus palabras: todo lo que estaba contando era rigurosamente cierto. Sergio es una auténtica máquina en todo lo relacionado con el derecho. Siguió. Como para acojonarme más y demostrar su habilidad en temas legales, entonces empezó con lo que yo llamo “la metralleta” cuando Sergio se pone en ese estado.

“¡Y por el mismo Nuevo Código Penal te pueden prohibir ir con tus amigos de toda la vida. Y con tu novia. Y te pueden prohibir seguir en la asociación de montañismo de tu barrio! Y todo esto solamente con que un juez opine subjetivamente que incrementan tu peligrosidad social… ¿Y qué coño significa peligrosidad social, ostias?… ¡Igualito que con Franco! ¿Qué coño igualito? ¡Aún peor! Y te pueden meter hasta dos años en la cárcel por invitar a una caña a una persona sin papeles, o por dejarle dormir en tu casa, macho. ¿La que te ligaste el otro día, esa tía tan maja, que molaba tanto, que era lista, inteligente, además de estar como un tren? ¿Te acuerdas, no? Pues ahora podías estar en la cárcel dos años. ¡Macho, el polvo más caro de tu vida!” – Cómo se pasa el mamón de Sergio a veces – “Y además viola varios principios jurídicos, entre ellos el de no poder sancionarte dos veces por la misma cosa. Hay cosas por las que te van poner multas brutales de hasta 600.000 euros por la Ley Mordaza, derecho administrativo, y te van a meter, además, varios años en la cárcel, derecho, penal. Esto debería ser imposible por el principio jurídico que te digo. ¡Hijos de putaaaaa!” – Sergio ya había sobrepasado el punto de pedete lúcido.

“¿Pero sabes lo que más me cabrea de todo, macho, tío? ¡Te quieeeero!” – Sergio ya había pasado a la fase de exaltación de la amistad.

“No, sé, colega… ¡Pero no toques, para qué tocas!” – Le tuve que decir, ante sus intentos claros de morreo mientras me aprisionaba entre sus brazos. Como amigos, eh, como amigos.  Pero morreo al fin y al cabo…

“Pues lo que más me cabrea es que el Nuevo Código penal que han sssacado esssstosss hijo putasss ladrones, corruptos, mamones, hijossss de perrra mentirosos” – Sergio en fase destroy – “del gobierno, suaviza, hijos putas, suaviza, ¡Suavizaaaaaaaaaaaaa!” – Se levantó a duras penas del puf para gritárselo a todo el mundo, que no le oyó por la música atronadora del garito, parecía, más bien, que cantaba al ritmo de esa música –“¡Lo que masssss me cabreeeeaaaa es que suaviza las condenas para delitos de guante blanco, es decir, los que cometen todos los miembros del gobierno, todos los diputados, senadores, alcaldes, concejales, de todos los partidos políticos y sus amigos, todos los banqueros, todos los grandes empresarios y todos los que poseen grandes fortunas, es decir, los putoooos ladrooonesssss” – Y se levantó otra vez para gritar sin que nadie le oyera – “¡Polítiiiicossssss hijos de putaaaaaaaa, me cago en toooodos vosoooootrooooooossss!”

En esos momentos mi pedete que yo creía lúcido pero que era ya tan destroy como el de Sergio, me hizo acordarme, a raíz de lo que gritaba contra los vientos de los altavoces Sergio de, una famosa frase de San Agustín de Hipona, Gran Sabio de la Iglesia, de cuando tenía sabios la Iglesia, que vivió entre los Siglos IV y V, un gran hombre, un tío guay: “Un rico, o es ladrón o es hijo de ladrones.” Sí, sí, el mismo San Agustín de “Ama y haz lo que quieras”. – Efectos del pedete lúcido-en-realidad-destroy.

Tened en cuenta que para esas alturas estábamos totalmente pedo los dos. La cosa acaba de la manera siguiente. Acaba en mi memoria, porque de lo que pasó después de esto, no consigo recordar nada…

“Pero bueeeeeno, Sergio, como te decía al principio, a partir del 1 de Julio sólo quedan cuatro meses para las elecciones, cambiamos el gobierno y a tomar por culo la Ley Mordaza y el Nuevo Código Penal… ¡Yo también te quiero!”  – Ahora era yo el que intentaba morrearle… ¡Qué escurridizo es el cabrón de Sergio, joder!

“¡Quita, coño… Sin tocar, para qué tocas!” – Me dijo y añadió a continuación, lo que hizo que esa noche los dos decidiéramos pasar de destroy a unknown:

“Soy abogado y muy bueno, además… Escucha bien lo que te digo.” – Me decía – “¿Pero tú de verdad te crees que tras cuatro meses de aplicar estas nuevas leyes va a quedar alguien que se pueda presentar a las elecciones para hacer frente al PP en las próximas generales? ¿Tú te crees de verdad que cualquier otro partido político, movimiento social, plataforma o persona va a sobrevivir  política o incluso físicamente, en ciertos casos, a la aplicación de la Ley Mordaza y el Nuevo Código Penal durante cuatro meses? ¿De verdad te crees que eso es posible, gilipollas, que no eres más que un pedazo de gilipollas? ¿De verdad te lo piensas?”

Y con lo siguiente que me soltó fue cando Sergio me remató y me pasé directamente al Jack Daniels, sin chupitos, en vaso de tubo, sin hielo y a pelo el resto de la noche, bueno, de la mañana más bien.

“¿No te has preguntado, de verdad, que no  has preguntado acerca de lo absurdo que es que un gobierno decida poner en vigor estas leyes sólo cuatro meses antes de su salida de dicho gobierno? ¿No actúan como si supieran que se van a quedar gobernando aunque todo apunta seguro a que no van a gobernar ni de coña? ¿De verdad piensas que lo hacen porque son tontos o prepotentes?

No, machote, no. Que te lo digo yo. Escúchame. Coño, que soy el puto amo del derecho, escúchame, macho. Han sacado estas leyes para entrar en vigor cuatro meses antes de las elecciones precisamente para no irse nunca y como medio para hacer realidad el no irse nunca. Como saben que van a perder las elecciones, van a aplicar estas nuevas leyes a rajoytabla, perdón, a rajatabla y en sólo cuatro meses de represión brutal van a desmontar cualquier competencia, cualquier otro partido político, movimiento social, asociación de vecinos o lo que les salga de sus santos cojones ponerse a desmontar.

Es que puede que ni haya próximas elecciones generales.”

En ese momento, no sé si por el pedo o por lo incontestable de las palabras de Sergio fue cuando decidí, decidimos, llegar al estado unknown hasta reventar. Lo llamamos estado unknown porque cuando llegamos a ese estado, en todas las ocasiones, ha sido imposible recordar a los dos días siguientes nada de lo que pasó en esos dos días anteriores.

Espero no haber infringido ninguna ley. El hecho es que no me acuerdo.

Saludos.

Dedicado a todas las personas que sufren represión en el estado español. Dedicado a todas las madres y padres de personas que sufren represión en el estado español. Dedicado a todas las plataformas y colectivos que trabajan contra esta represión. Dedicado a todas las plataformas y colectivos que trabajan por dar a conocer estas nuevas leyes e intentar impedir su aprobación y su puesta en vigor. Dedicado a todas y a todos los que trabajan contra la represión en todos los sitios.

Nota importante: el texto está redactado en clave humorística, pero las cuestiones legales planteadas son exactas y serán reales a partir del 1 de Julio de 2015.

adoranser

Cuando las Leyes son Ilegales

Un comentario en “Cuando las Leyes son Ilegales

  1. jesus Martinez Quintana dijo:

    Que piensa hacer la oposicion ganen o no ganen,contra la ley mordaza,la reforma laboral…..?esto es intolerable,que van a hacer respecto a la tauromaquia y al maltrato animal en general?el PP ESTA PISOTEANDO LA CONSTITUCION,esta burlandose de nosotros si gana la elecciones ,esque los Españoles son idiotas,porque esas leyes no van contra izquierdas o derechas van contra toidos los ciudadanos,¿esque unas 30 npersonas se van a seguir riendo esplotando maltratando,matando a enfermos de hepatitis c,reprimiendo…a mas de 40.000 personas,vamos a seguir siendo sumisos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *