Desobedecer es lo que hay que hacer

desobedecer

La justicia no es, y nunca ha sido ni será, una cuestión legal sino una cuestión moral, ética.

El fin no es obedecer la ley, sino poner en práctica la justicia.

Si las leyes son injustas, simplemente, se desobedecen.

Los niños obedecen, sin embargo, los adultos reflexionan y actúan en consecuencia, pero no, nunca obedecen.

Obedecer, en cualquiera de sus acepciones, no deja de ser un comportamiento infantil e inmaduro que, además, presupone el dominio, la autoridad de alguien o algo.

Este es un esquema típico del patriarcado, que por tan buenos caminos ha llevado a la humanidad.

Hay que oponerse radicalmente al patriarcado.

Hay que oponerse radicalmente a cualquier tipo de dominación.

Hay que rechazar de plano cualquier tipo de obediencia y cualquier tipo de comportamiento obediente.

Debemos madurar como seres humanos y abandonar los esquemas patriarcales, de dominación, obediencia, premio y castigo, debemos pasar ya a una humanidad madura, que se base en los debates, los acuerdos, los consensos, la cooperación, la compartición y el bien común.

Es hora ya de evolucionar como personas, como ser humano, y abandonar radicalmente y para siempre cualquier esquema patriarcal de organización de lo que sea, no sólo de la sociedad.

adoranser

Desobedecer es lo que hay que hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *