Forma alternativa de escapar de campos gravitatorios de planetas. Explicación Ontológica del Universo VI

Bien, seguimos con la serie de artículos que explican el Ser, la Ontología del Universo.

En este caso vamos a describir una manera alternativa, tanto a la actual, con motores a reacción, como la explicada en un artículo anterior de esta serie, con motores gravitacionales viajando por los campos gravitatorios como si de un submarino cogiendo y soltando lastre se tratara.

Esta manera alternativa se podría llamar el método de la cáscara de naraja, si es que pelas la naranja con un cuchillo de forma circular, de esa manera tan difícil que es sacar la piel de la naranja de una sola tira rodeando y cortando la naranja hasta que te queda la monda con esta característica que describo.

Bueno, yo no pelo la naranja así…

Bien. Sigamos.

¿Cómo conseguís que vuestros (primitivos) coches, sobre todo los de motores de combustión interna y de explosión suban, por ejemplo, a lo alto de una montaña?

Pues construís una carretera que va rodeando el contorno de la montaña de manera espiral, con lo cual, la pendiente se reduce muchísimo y, aunque la distancia a recorrer se alarga, por tanto, muchísimo pues motores con relativamente poca potencia, 150 CV es poca potencia para subir una altura de 1500 metros, por ejemplo, con un peso de unos 2000kg, conseguís llevar esos 2000kg a la cumbre de la montaña y luego poder bajarla de manera suave.

Esto es lo mismo con un reciente descubrimiento que habéis hecho: los motores iónicos de propulsión. Vosotros pensáis que estos motores van a servir para viajes interestelares, pero no es así. Para viajes interestelares se emplean los motores gravitacionales sobrealimentados, convertidos en motores interestelares entonces, tal como describo en el artículo inmediatamente anterior a este.

Para escapar de campos gravitatorios con motores de poca potencia pero muy útiles, que consumen poca energía, muy ligeros y muy fiables, que son los motores de propulsión iónica, pues hacéis lo mismo que cuando queréis subir un puerto de montaña con vuestro coche o furgoneta. Exactamente lo mismo.

Construís naves ligeras pero resistentes, capaces de soportar las condiciones del espacio exterior y garantizar la vida dentro de ellas y les ponéis un motor iónico adecuado para este proceso.

Las naves despegarían desde aeropuertos convencionales y con el impulso pequeño pero constante y siempre un poco superior a la fuerza del rozamiento del aire que la nave se vaya encontrando en cada momento, pues describís órbitas circundantes a la Tierra que también vayan elevando la pendiente de la nave respecto de la Tierra, del ground, es decir, que a la vez se vayan elevando con una pendiente relativamente pequeña.

De esta manera, dependiendo de la potencia del motor iónico, en unas pocas, muchas o bastantes horas, pues con un motor muy ligero, que consume poca energía, mediante la elevación de la nave en pequeña pendiente y recorriendo una gran distancia circundante alrededor de la Tierra, dando varias vueltas a la Tierra, como cuando mondas la naranja de manera circular espiral en una sola monda, pues la nave, acaba escapando del campo gravitacional, en este caso, de la Tierra.

Sencillo, ¿Verdad?

Mucho más sencillo que la burrada que “perpetráis” actualmente de empeñaros en abandonar un campo gravitacional de manera vertical con motores a reacción que necesitan imprimir una grandísima aceleración a la nave consumiendo rápidamente un montonazo de energia y con un peso de lastre del combustible que es superior al propio peso de la nave.

Perdonad, pero esto es una auténtica burrada.

Siguiendo con el símil de la ascensión al puerto de montaña es como si construyérias coches, vehículos con motores de miles de caballos y ruedas gordísimas para que estos vehículos pudieran alcanzar la aceleración suficiente como para “escalar” por la montaña de manera prácticamente vertical.

¿A que no hacéis eso con los coches, los vehículos terrestres, que viajan pegados a la tierra, al ground, a las carreteras?

Pues dejad de hacerlo con vuestras naves espaciales, releches.

Esta es la manera.

De naaadaaaa…

Besos.

adoranser

Forma alternativa de escapar de campos gravitatorios de planetas. Explicación Ontológica del Universo VI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *