Jamás Entendiste

jamás entendiste

 

Jamás entendiste que lo único que hice fue cuidarte
Incluso cuando se trataba de follarte
Jamás comprendiste que lo único que hice fue mimarte
Por eso te regalaba mi arte

Por eso te escribía poesías, dos mil cuentos, melodías
Por eso pintaba cuadros soleados cada día
Por eso me devanaba por comprender tu sintonía
Por eso todas tus penas escuchaba y las sentía

Hasta el punto que lloraba para ver si tu curabas
Deshaciendo con mi llanto lo que a tí mucho agobiaba
Las mañanas sonreían con tu dulcísima mirada
Y sentías de verdad que tu alma se aliviaba

Jamás comprendiste que lo único que hacía era cuidarte
Porque cojita estabas en el alma y otra parte
Y yo fui tu muletita que te puso presta en marcha
Para que deslumbraras al mundo con el arte de tu carga

Cuando yo con mi dulzura tu pelo acariciaba
Cuando con mis dos manitas tu linda piel yo rozaba
Cuando mil besitos dulces en la mejilla te daba
Cuando yo te preguntaba si querías que te follara

Porque yo te preguntaba hasta el punto que te cuento
Tú lo sabes, no me digas, que no recuerdas el cuento
Si preguntas, verbalmente, pidiéndote el permiso
No me digas ahora mismo que soy un aprovechadito

Jamás entendiste que yo te amaba y que por eso te cuidaba
Jamás comprendiste la limpieza de mi mirada
Que decías, últimamente, que era bastante nublada
Mis ojos siguen cristal, las nubes por mí no son generadas

Jamás fuiste capaz de asumir
La gratuidad de todo aquello que yo te daba
Tanto cosas materiales como el tiempo que, gustoso, te dedicaba
Los regalos que te hice, siempre fueron tal por nada

Y yo nunca te mentí cuando mis regalos justificaba
El mayor de ellos mi tiempo en cantidades desorbitadas
Sólo te doy todo esto incluido lo que ahora reprochas
Por ver el brillo Feliz de tus ojos como lindas rosas

Porque lo que me hacía Feliz en este cuento que cuento
Era ver tu sonreír, tu brillo, en todo momento
Y cambié el Universo por ver de tu sonreir
Pero tu siempre pensaste que, a cambio, yo algo te iba a pedir

Absurdo razonamiento el supesto trato de cambio
Porque lo que argumentabas que yo tanto pretendía
Hacía tiempo me lo dabas con gustitos y sonrisas
Asi que no sé de qué realmente es que me acusas

Y ya vuelvo a mi origen en los versos de este cuento
Jamás entendiste, amor, que todo entretenimiento
Fue tan sólo por cuidarte, por brillarte y sonreírte
Como los niños se cuidan, inocentes de sus actos

Ojalá tú comprendieras algún día antes de tiempo
Todo esto que ahora yo te vomito en mis versos
No es que sólo quisiera cuidarte, con mi cuerpo, con mi arte
Es que lo único que hice, amor, fue, de verdad, cuidarte.

Adoranser

Jamás Entendiste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *