Estoy hasta los Ovarios

estoy hasta los ovarios

Estoy hasta los ovarios de los ciclos planetarios
De las fases de la Luna que me vuelven tan lobuna
Estoy hasta los ovarios de las amigas y amigos
Que cuando tienes problemas salen corriendo sin tigo
Y te dejan alma en ruinas

Estoy hasta los ovarios bien que digo, me parece
De que me tomen el pelo argumentando sandeces
De que siempre que me vean sea objeto sexual
De que siempre que les hablo piensen que sólo quiero follar
Y, encima, a callar, sin gritar

Estoy hasta los ovarios de que me llamen gorda
Que a ver si tú adelgazas, que mira cómo te has puesto
Que conozco yo una dieta que te mete ya en el tiesto
Que hace dos mesecitos mucho mejorcita estabas
Me cago en tu mirada, hastiada

Estoy hasta los ovarios de ser yo ninguneada, de sentirme transparente
De los que hablan grandilocuentes para nunca decir nada
De aquellos que siempre mienten y encima te dan la patada
De los que falsa sonrisa ponen pero luego te la meten
Y ni siquiera que lo sienten, ni parecen

Estoy hasta los ovarios de tener culpa de todo
Que parece que los otros perfectitos han nacido
Y que encima que yo tengo que pedir disculpas siempre
Mientras que ellos ni siquiera pensarlas es que parecen
Y ni siquiera enrojecen, ni se cuecen

Estoy hasta los ovarios, ovarios, que querría vomitarlos
De preocuparme de todos, de empatía que me embarga
De trabajar todo por nada y que encima más me cargan
De dar mi vida por otros mientras ellos se la guardan
Y no dan nada, ni siquiera su mirada

Estoy muy hasta las tetas de tener que ceder siempre
De tener muy de callarme porque, claro, dices sandeces
De escuchar gilipolleces de aquellos que no coordinan
De hacer lo que me dicen para comprobar que era mentira
Hasta los ovarios y no son imaginarios

Estoy hasta los ovarios con creces, exponencialmentita a veces
De sentirme responsable, culpable, obligada, en deber constante
Con aquellos que ni siquiera saben apreciar
La vida que entregas por ellos queriéndosela regalar
Y se ríen de tu gratuidad, sin parar, sin piedad

Estoy hasta las tetas, los ovarios y las gónadas
De tener que recular siempre porque si no se monta
De tener que dar la razón a quien casi nunca la tiene
De tener que agachar cabeza porque, claro, es lo que toca
Las pelotas, y las tetas

Estoy hasta los ovarios de que me toquen los cojones
De nunca tener razón, pareciera tonta a veces
Que los demás siempre se sepan lo que tú hacer que tienes
Y resulta que su vida una mierdecita es
Y a presumir de ella aún se atreven

Estoy hasta los ovarios de este rosario que es calvario
De ser un Ser que sí quiere y por eso, precisamente, se muere
De frío de los corazones de los que nunca de amar quieren
Del gélido aliento de los que al hablar siempre te mienten
Y bien se sienten, o eso parece

Estoy hasta las gónadas, los cojones, los ovarios
Que no dejan nunca de ser complementarios, pudiera ser a diario
Estoy harta, muy hartita, de que me toquen las tetitas
Para hacerme siempre daño, con malicia
Por lo menos, acaricia

Estoy hasta los ovarios de ver en el Telediario
Lo que a días mal sucede, no por poco más por malo
Que no debiera ser el Ser Humano, hace miles de años creado
Otro lobo para el hombre, ni para la mujer ni el niño
Que las niñas nos bendigan y nos rían la barriga

Estoy hasta los ovarios de este sistema planetario
Y lo que va a pasar, en esto de reincidir
Es que me voy a viajar, a otra galaxia cubrir
A ver si son más humanos que el propio sentir de aquí
Tararí que te ví, lo que se da, siempre se puede ir

Adoranser

Estoy hasta los Ovarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *