La Desobediencia es la base de la Democracia

la desobediencia

La desobediencia es la base del progreso y de la democracia. El ser humano es inquieto y desobediente por naturaleza, curioso, con ansia de Conocimiento, con pasión por la Verdad. Si hubiéramos sido una especie obediente no hubiéramos pasado de monos que se despiojan los unos a los otros, sin embargo, hemos desarrollado la filosofía, la ciencia, el arte, la tecnología, la cultura, precisamente por ser desobedientes, por no conformarnos, por ser curiosos, por querer conocer la Verdad. Está en la naturaleza instintiva de cada persona la desobediencia, el inconformismo, la curiosidad y el ansia por la verdad. Estas deben ser las bases sobre las que se sustenten las sociedades humanas, porque siguen el cauce de los instintos naturales de cada persona, es la ontología misma de cada ser humano y nunca más fundar sociedades basadas en leyes, en la obediencia a las mismas y en el castigo y la represión si se desobedecen. Las sociedades humanas maduras deben funcionar a base de acuerdos propositivos y positivos, que se pongan en marcha sobre la base del diálogo y el consenso y nunca más, nunca más sobre leyes de obligado cumplimiento que castigan a cada individuo por su no cumplimiento. La Libertad y la evolución de la Humanidad hacia sociedades maduras, respetuosas, feministas, democráticas y cooperativas sólo se podrá alcanzar de esta manera.

adoranser

La Desobediencia es la base de la Democracia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *