En Justicia

Hoy es el día de estar orgulloso.

Estoy orgulloso de ayudar a las personas.

El último caso me hace sentirme notablemente satisfecho, porque intento comprender y promocionar a las personas que ayudo, dentro de mis posibilidades y mis limitaciones, que son muchas.

Conocí a una compañera, no diré su nombre por respeto y confidencialidad, en la acampada de Sol, de mujeres, en 2017, la huelga de hambre a la que me sumé los últimos 6 días. ¡Me vino bien para adelgazar!

A raíz de este encuentro empezamos a colaborar fructuosamente en muchas historias.

Y la verdad es que su situación económica era realmente precaria, lo cual me impactó grandemente: yo no podía comprender cómo una persona tan valiosa podía estar en esa situación, así que, además de mi ayuda con trabajo en sus proyectos, decidí ayudarla económicamente, puesto que, en justicia, hay que ayudar a las personas desfavorecidas.

Su moto estaba que se caía y la necesitaba diariamente para ir a todas las movidas que tenía que ir. Yo no podía soportar que se jugara la vida cada vez que cogía la moto, así que, en varias fases, por justicia de la situación, decidí arreglarle la moto. Hubo que cambiarle todo: las dos ruedas, el cable del embrague, el retrovisor derecho, el filtro del aire, el freno trasero, el aceite y el filtro, el sillín, de cuero, que estaba roto, el piñón de la rueda trasera, la cadena de transmisión y la batería. ¡Menuda diferencia! La moto, ahora, ronroneaba como un gatito.

Me gasté, en total, más de 2.000 pavos, pero, en justicia, había que hacerlo.

Como no llegaba a fin de mes, varias veces, en justicia, le hice compras generosas en los supermercados de su barrio. Lo que no puede faltar en un hogar es la comida. Dependía del día y de lo que necesitara. Compras desde 20 euros hasta alguna de ciento y pico euros. En justicia.

Su hijo, persona muy inteligente, pero ya sabemos cómo son los chavales, algunos, que no quieren estudiar. Es una buena madre, buenísima y tan preocupada la vi por su hijo que acabé dándole clases de matemáticas, historia, literatura y alguna cosa más para que pasara de curso. Pasó de curso. Mi pago fue la alegría de esta compañera al verse aliviada de que su hijo repitiera curso. En justicia lo hice.

Le cortaban la luz de vez en cuando por no tener dinero para pagarla. Esto no se puede tolerar, yo no puedo ver sufrir a las personas. Acumulaba varios recibos hasta que le cortaban. Esto no es justo así que yo, varias veces, le pagué facturas de la luz de 200 o 300 euros ya que se acumulaban varios meses. La luz volvía casi en cuanto pagabas. Fuera pobreza energética. En justicia.

Resulta que el verano de hace dos años había un concierto en Londres de U2. Pero esta compañera no tenía dinero para el viaje, claro, lujos, pocos. Yo vi que le hacía tanta ilusión que le pagué el viaje a Londres para que viera a U2. No tenía más gastos ya que las entradas se las conseguía un amigo y se alojaba en su casa. Me llamó desde Londres en medio del concierto para darme las gracias. Hay que divertirse. En justicia.

Resulta que hace poco se le jodió el calentador del agua de su casa. No se puede vivir sin agua caliente y el calentador no tenía arreglo. Esto, tampoco se podía tolerar. Así que, en justicia, le compré un calentador nuevo, a buen precio, 300 pavos. Muy buen precio para ser eléctrico. Ya volvía a tener agua caliente. En justicia.

Está estudiando Derecho, es una máquina, además de madre y comprometida, resulta que se está sacando su segunda carrera, Derecho. La mayor parte del tiempo estudiaba sola, se concentra muy bien, pero otras muchas veces, a requerimiento suyo, la ayudaba a estudiar Derecho. Le hace mucha ilusión sacarse la carrera. Y como le hacía ilusión, yo la ayudaba. En justicia.

Había gente que le debia dinero por trabajos que había hecho anteriormente y, recalcitrantemente, no la querían pagar. Me pidió que fuera a hablar con uno de ellos a ver qué pasaba. Fui, lo intenté. No lo conseguí, qué le vamos a hacer. Pero lo hice, fui. En justicia.

Claro, no se puede quedar todo el día en casa. Como digo, hay que divertirse. Ella queda con mucha otra gente y también conmigo. Claro, cuando sale conmigo, con su situación precaria económica, no voy a pedirla que encima se gaste el dinero que no tiene en cosas “supérfluas” así que cuando íbamos a cenar o a comer o algún viaje a Oriente que hicimos juntos o salíamos de copas, pues claro, en justicia, yo pagaba todo.

Ella, antes de ir a cualquier sitio, me advertía de su situación económica y yo siempre la decía que no se preocupara. Para mí el dinero tiene el significado de lo que se pueda aportar a los demás. A la Felicidad de los demás, me refiero. Y me encantaba ver su cara de alegría cuando cenábamos en tal o cual sitio o cuando viajábamos a tal o cual sitio. En justicia.

Así que, en justicia, me siento orgulloso de ayudar a las personas y, en este caso concreto, a esta compañera porque, en justicia, hemos venido a este mundo, las personas, para ayudarnos las unas a las otras y este, según mi parecer, según mi punto de vista, es El Sentido de la Vida.

En Justicia.

Salud.

Adoranser

En Justicia

En Justicia

Tiempo, Economía, Multiverso y Feminismo

Y sigamos con el Tiempo, la Economía, el Capitalismo y la Revolución (Industrial… o no! 😁)

Realmente lo único que tiene valor, que se aprecia en todo el Multiverso es el Tiempo. En este planeta, en esta época capitalista, el Tiempo se compra con dinero. Pero lo que vale, realmente, es el Tiempo de que dispones para hacer lo que quieres con los medios que necesitas. Esto vale tanto en sentido individual como colectivo.

Bien. La definición de Libertad, siguiendo estas premisas, es evidente: La cantidad de Libertad que tienes (se puede aplicar en sentido individual y colectivo) es directamente proporcional a la capacidad de gestión de tu Tiempo que tienes. Es decir, en un sistema capitalista, Libertad es sinónimo de Dinero, mucho dinero.

Lo primero que deberíamos hacer si queremos tornar a economías cooperativas, sinérgicas, con ciclos no explosivos, es decir, que no funcionen a base de crisis periódicas, es dejar de considerar el Tiempo como una posesión que se puede comprar y vender y empezar a considerarlo como lo que Realmente es: la electricidad que, circulando, utilizándose, ejerciendo su función, sucediendo, hace funcionar todo el circuito maravilloso que es el Multiverso.

Esto permitiría pasar de la visión errónea del capitalismo y todas las economias existidas hasta ahora en la Humanidad, a la visión correcta, me explico.

Visión errónea: el Tiempo es lineal, sucede hacia adelante y no se puede volver atrás, es decir, el Tiempo es un bien escaso por el que hay que competir. Hay guerras para ver quién posee la mayor cantidad de Tiempo. El Tiempo que yo tengo “de maś” es directamente proporcional al que quito a los demás. Colectiva e individualmente. Este es el planteamiento humano hasta ahora, totalmente erróneo.

Visión correcta: No se trata de poseer el Tiempo, más bien, una línea de Tiempo. Es absurdo. Tal como ya ha demostrado la mecánica cuántica y la física relativista, matemáticamente, me refiero, el Tiempo es una dimensión más, existen infinitas líneas temporales, todas ejecutándose al mismo tiempo en paralelo, tal como si el Multiverso fuera (que a lo mejor lo es) un inmenso ordenador cuántico ejecutando sus programas sin parar.

El Tiempo no se posee, como piensa el ser humano hasta ahora, el tiempo se utiliza. El Tiempo sucede y, durante ese transcurso del Tiempo, la Realidad va cambiando, se van generando nuevas realidades en múltiples líneas temporales en paralelo luego es absurdo competir por una sola línea temporal, es de pedazo de nabos patriarcales palurdos cejijuntos, alfredolandistas, vamos…

La manera de abordar las Economías, teniendo en cuenta estos principios, es, por su propia ontología, Feminista. El paralelismo de las líneas temporales de sucesos en las diversas realidades se asemeja mucho a la manera Feminista de entender el mundo, las sociedades y, por ende, el Multiverso: trabajos en paralelo, sinérgicos, cooperativos, coherentes, en simbiosis, no parasitismo, para dar lugar a realidad, realidades en las que se pueda Vivir y no tengamos que estar todo el Tiempo asesinándonos unos a otras por la supuesta finitud, o, más bien, concreción de una sola línea Temporal de las infinitas que hay.

Buscar soluciones en paralelo, coordinando equipos y personas en constante comunicación, sin competir, porque es absurdo, no tiene sentido, sino en cooperación, siendo flexibles y no dogmáticos, gestionando bien las emociones y no dejando que aflore el odio ni la ira por cuentas pasadas (como es mi caso, por ejemplo, patriarca que no sabe gestionar sus emociones) sino canalizando esas emociones para aportar y retroalimentar al equipo, es la manera Feminista de hacer las cosas.

Y esto, por su propia ontología, por su propio ser, por su propia sustancia, tiene mucho que ver con la manera con la que se organiza realmente el Multiverso, en paralelo y todo a la vez, demostrado ya matemáticamente por físicos de la categoria de Einstein y Mileva Marić, su primera mujer, coautora de la Teoría de la Relatividad y nunca reconocida, Plank, Heissenberg y, más recientemente, Stephen Hawkings.

Se podría decir que el Multiverso se organiza, desde sus inicios, a la manera Feminista de entender las cosas.

Salud.

Adolfo Ranero

la pesadilla se acabó - Tiempo Economía
Tiempo, Economía, Multiverso y Feminismo

Capitalismo, Economías y Revolución (Industrial 4.0)

He ahí que quiz o quices de la cuestión: la Economía es lo que define el Ser, la ontología de un sistema social. Esto es un dogma, por decirlo de alguna manera, que nunca ha variado, ni desde la Edad de Piedra, ni variará.

Nota: en Matemáticas los dogmas se llaman axiomas, son indemostrables, es decir, te los crees porque parecen evidentes pero no se pueden demostrar, son una cuestión de fe, y en ellos se basa toooooda la Matemática, así que la Matemática y, por ende, la Física y el resto de Ciencias, no deja de ser otra Religión, otras Religiones…

La Economía capitalista se basa en la plusvalía y el intermediaro (los Bancos, la Banca): la persona trabajadora es explotada a través de la plusvalía que se la queda el intermediario y adláteres.

Bien. El primer paso para acabar con el Capitalismo es acabar con el intermediaro, que no haga falta el intermediaro. Esto ya está en marcha con las Economías Digitales y sus monedas: los bancos, la banca saben que tienen los días contados porque, en relativamente poco tiempo, no harán falta, así que están de última ronda, paga el pueblo, por eso se están sobrando de manera tan excesiva últimamente.

El segundo paso, que no es secuencial, se dan en paralelo, pero este llevará más tiempo porque es un cambio cultural profundo, el segundo paso para acabar con el Capitalismo es que la plusvalía no tenga valor. Esto parece absurdo pero no lo es. Es hacer que la medida de intercambio económico no sea el valor de algo: la manzana, el oro, la deuda, sino que la medida de intercambio económico sea el uso, la utilización, el ejercicio de la función de las cosas, bienes y servicios.

¿Qué es una Economía resumida en una línea? Economía: aquello que tiende a maximizar su unidad de intercambio.

En una Economía Basada el Valor, EBV, todas las existidas hasta la actualidad, la medida de intercambio económico es el valor de algo y, matemática e inevitablemente, se tiende a maximizar el valor, la plusvalía, y, por ende, la acumulación muy polarizada de valor.

Sin embargo, en una Economía Basada en la Función, EBF, las nuevas economías, disruptivas, la unidad, la medida de intercambio económico es el uso, la utilización, el ejercicio de la función de bienes y servicios. Entonces, si maximizas el uso, utilización, el ejercicio de la función de bienes y servicios se tiende, matemática e inevitablemente, al abastecimento de toda la población mundial de esos bienes y servicios. El valor de algo ya no tiene sentido en este tipo de economías, por lo cual no tiene sentido acumular valor, no vale para nada, valga la redundancia.

Lo que tiene sentido en este tipo de economías, EBF, es dispensar y recibir bienes y servicios, economías vivas, como la electricidad, nunca estáticas, que sólo generan riqueza y redistribución automática, por su propia ontología, cuando están en movimiento, como las bolitas de un malabarista.

Son economías cooperativas, Feministas, sin intermediarios, son las economías a las que nos aboca, de manera implacable e irreversible, lo que ya se ha dado en llamar La Cuarta Revolución Industrial, la Revolución Industrial 4.0, la Era de la Digitalización Total.

Así, que sí, esta vez el Capitalismo está de Canto de Cisne. Pero porque no queda más remedio, es decir, no es una cuestión política sino, meramente, una cuestión técnica.

Adolfo Ranero

Capitalismo, Economías y Revolución (Industrial 4.0)
Capitalismo, Economías y Revolución (Industrial 4.0)